Comercios y empresas de Andalucía

Costa del Sol: las mejores playas…y piscinas

Hablar de Andalucía en general y de la provincia de Málaga en particular es hacerlo de sol, de calor y de buen tiempo. La Costa del Sol es una auténtica referencia en cuanto a la demanda turística y explotar las virtudes que ello implica abre posibilidades de negocio que pueden resultar muy interesantes y ventajosas.

La apertura de un hotel es una de ellas. Probablemente pueda llegarse a pensar que en Málaga sobran hoteles, pero resultaría sorprendente para mucha gente descubrir que no es así. Ahora que la crisis económica que nos ha venido afectando los últimos años parece haber quedado olvidada, muchas personas vuelven a pensar en tomarse vacaciones en el mes de agosto. Y eligen Málaga o sus alrededores como destino,haciendo que la demanda sea absolutamente brutal.

Hace aproximadamente un año empecé a pensar en algunos aspectos de los que he hablado con anterioridad. Me encontraba en paro pero tenía algún dinero ahorrado y sentía que podía ser interesante abrir un hotel en segunda línea de playa en Torremolinos. Corría, como ahora, el mes de febrero y si quería estar disponible para la temporada alta tenía que darme prisa. Me rodeé de varios socios de confianza y empezamos a trazar el proyecto.

Habíamos adquirido las instalaciones de un hotel que acababa de cerrar. Necesitábamos poner aquello en orden y garantizar una serie de servicios para el cliente que en aquel lugar no se habían cubierto previamente. Por ejemplo, una piscina. ¿Cómo puede entenderse un hotel sin piscina en plena Costa del Sol? Me habría encantado preguntárselo al anterior director del hotel. Sin embargo, la oportunidad se me presentaba a mí en aquel momento. Y no estaba dispuesto a dejarla escapar.

Rápidamente, me puse en contacto con una empresa constructora de piscinas que conocía a través de Internet. Su nombre es Piscinas DTP, y según me habían comentado mis socios, se trataba de una entidad cumplidora, eficaz y que trabajaba con unos materiales de última generación y garantes de seguridad en cuanto a la construcción de todo tipo de piscinas. Seguridad, otro de los pilares fundamentales de mi folosofía. Por supuesto, les contratamos para llevar a cabo la obra.

Esta decisión resultó determinante para poder inaugurar el negocio antes de la llegada del verano. Desde el mismo febrero de 2016 los operarios habían comenzado a trabajar para terminar la piscina lo antes posible. Un esfuerzo que tuvo su fin pocas semanas más tarde cuando un producto de veinte metros de largo por diez de ancho estuvo terminado y listo para ser usado.

Un lugar paradisíaco

Todo estaba listo para el verano. Habíamos corrido mucho pero caminando sobre seguro para que el hotel estuviera apunto para la llegada del buen tiempo. Solo faltaban los resultados. Y éstos no tardaron en llegar. Desde el mismísimo mes de junio empezamos a rozar una ocupación que rozaba el 100%. El mes de julio conseguimos llenar y, en agosto, nos vimos absolutamente desbordados, sin poder ofrecer una habitación a todo aquel que nos llamaba para reservar.

La piscina tuvo un éxito espectacular. Todo el mundo parecía contento al tener el derecho de usarla porque, aunque el mar tan solo estaba a unos metros, la piscina es más relajante y el baño que proporciona es el preferido por miles y miles de personas. Estaba claro que la idea de incorporarla había sido tan necesaria como acertada y que, sin ella, nuestro volumen de visita se habría reducido de manera más que considerable.

Hemos superado el primer verano con nota. Y creo que los siguientes el resultado va a ser el mismo porque si hay algo de lo que las personas no nos cansamos es de disfrutar de unas buenas vacaciones en un entorno idílico. Nuestro hotel lo es y, desde luego, tenemos fe en que lo va a seguir siendo por muchos años más. Nuestra joya de la corona, esa piscina de reciente construcción, es la principal responsable de nuestro optimismo.