Comercios y empresas de Andalucía

La Feria de Abril de Sevilla, una de las Fiestas más populares de todo el mundo

Falta poco para la llegada de la primavera, el sol, las flores y los días largos, y con su entrada, también viene la Feria de Abril o Feria de Sevilla. Se celebra una o dos semanas después de Semana Santa​ Se celebra una o dos semanas después, y tiene una gran repercusión social, lo que supone, sin duda, una buena inyección de capital para toda la ciudad, que acoge durante esos días a una enorme cantidad de turistas provenientes de países de todas las partes del mundo. La Feria de Abril, que ha sido declarada de Fiesta Interés Turístico Nacional, tiene una duración de 6 días en los que l@s visitantes podrán divertirse en las casetas, beber manzanilla y degustar la gastronomía popular andaluza. Y todo esto, en un ambiente único e incomparable, y lo mejor, con una climatología inmejorable.

Según las ordenanzas municipales la Feria de Abril se celebra anualmente a partir del segundo domingo después de la Semana Santa, y se extiende hasta el sábado siguiente, excepto si la fecha de ésta última, obligase a celebrar la Fiesta durante el mes de mayo. En ese caso, la Feria de Sevilla se adelanta al primer domingo posterior a la Semana Santa. En caso de que no pudiera cumplirse esta norma, quedará en manos de la Junta de Gobierno de la Ciudad de Sevilla para que acuerde la fecha de celebración de la Feria.

Si todavía no conoces esta Fiesta, y puedes planificar una escapada en esa fecha, te animo a que visitas la ciudad con más luz de toda España y disfrutes de su fiesta más internacional. Porque la ciudad, además de la popular Feria, ofrece multitud de espectáculos,  posibilidades de ocio y eventos culturales de todo tipo. Sus calles, sus gentes, su característica arquitectura, y esas calles tan coloridas, te sorprenderán gratamente.

En Sevilla, cuentan, además, con uno de los mejores hoteles de toda España, el Mercer hotel,  el nuevo boutique hotel de lujo de la cadena de hoteles Mercer 5 estrellas, situado en el corazón del centro histórico de la ciudad, cerca de la plaza nueva y totalmente pensado para satisfacer la búsqueda de exclusividad y de una experiencia singular. Sin duda, la nueva joya de Sevilla.

Esta cadena hotelera también cuenta con hoteles en la ciudad condal, como el aparthotel, Mercer Boria BCN, un pequeño palacio del siglo XVIII ubicado en Barcelona centro, que acoge hoy  este aparthotel con habitaciones espaciosas y apartamentos vacacionales tipo loft, totalmente reformados y con gran personalidad, en pleno barrio de el born. O el Mercer Barcelona, un hotel de lujo, con 28 habitaciones, ubicado en el corazón del barrio gótico, cerca de la catedral. Su 5 * gl boutique hotel, está considerado monumento, y es un lugar único donde los invitados pueden encontrar la exclusividad y una experiencia singular. El hotel ocupa una colección de edificios con un gran significado arquitectónico en Carrer Lledó, construida en la parte superior de una sección de la antigua ciudad romana. También tiene arcos medievales y pinturas originales del siglo XII: una propuesta arquitectónica que sorprende y captura a todos y cada uno de sus huéspedes.

Las casetas de la Feria

Las casetas son las construcciones típicas de esta Fiesta y donde la gente va a beber, a comer o a contemplar de diversos elementos de ocio, entre otras utilidades. Al principio no eran muchas, pero con el tiempo, y a medida que iba creciendo su popularidad, muchísimas familias andaluzas comenzaron a instalar la suya propia, que a día de hoy, presentan un estilo idéntico, no como a sus comienzos, y basadas en un diseño del pintor Gustavo Bacarisas, aunque las normas de uniformidad se establecieron en la década de los 80.

La estructura y montaje de las casetas está regulada por el Título IV de la Ordenanza Municipal de la Feria de Abril. El módulo tiene una anchura de 4 metros y una profundidad de entre 6 y 8. El frontón de la caseta, o pañoleta, debe estar hecho de madera. Y en cuanto a las lonas de la caseta deben ser listadas de rojo y blanco o verde y blanco. Los toldos empleados en la cubrición deben ser de lona o cualquier otro material con grado máximo de reacción al fuego. La parte de fuera debe incluir una barandilla de metal o madera de color verde y no superior a 1,50 metros  de altura, dejando una anchura mínima de paso de 1,20 metros.