Comercios y empresas de Andalucía

Las asesorías, los mejores aliados en materia de servicios para empresas

En los tiempos que corren cada vez es más habitual que en una empresa, un mismo trabajador lleve a cabo un gran número de funciones y es que la crisis financiera que hemos venido sufriendo en los últimos años nos ha ido trayendo consigo una serie de recortes que hemos tenido que ir afrontando si queríamos mantener nuestro negocio a flote. Solo las grandes compañías fueron capaces, también con dificultades, de capear esta situación, sin embargo, a las pequeñas y medianas empresas, esta situación que nos ha venido de forma involuntaria nos ha caído encima como un jarro de agua fría. El hecho de que, en nuestro caso, el de los humildes, un mismo empleado o gerente tuviese que desempeñar un sinfín de funciones diferentes trajo consigo que en algunos casos, aunque no todas, parte de esas tareas si que sufriesen el problema de no estar atendidas todo lo bien que debieran. Esto, que a priori, puede llegar a parecer incluso normal, deja de serlo en el momento en el que alguno de esos documentos tenga que ver con Hacienda o la Seguridad Social.

Los dos organismos dependientes del estado son los que tenemos de forma más habitual encima nuestro, es por ello por lo que al mínimo error, sobre todo si es a favor nuestra, aunque no sea intencionado, lo van a detectar y nos lo van a notificar, con la correspondiente advertencia o, dado el caso, sanción. Esto es algo que de forma más habitual se da en lo que respecta a los contratos de los empleados, así como en lo relativo a las cuentas de la sociedad. Sin embargo, en estos tiempos de crisis, lo más común es que tuviese relación con la rescisión contractual de alguno de nuestros operarios. Este es un tema que, hoy en día, cuando ya parece que estamos comenzando a ver la luz tras la crisis, sigue de actualidad. Que los despidos sigan en la primera línea de las noticias se debe a que durante la época más dura de la crisis, muchas empresas alegaron el mal momento de la economía para hacer grandes reestructuraciones de sus plantillas, un hecho que ahora la justicia comienza a no dar por válido, lo que hace que cada vez más empresarios se decanten por un buen asesoramiento para crear sistemas internos los cuales sirvan de cortafuegos y prevengan a la compañía de los litigios que puedan surgir.

Pero lo cierto es que el trabajo de las asesorías va mucho más allá de intentar adelantarse a los posibles litigios y es que en la actualidad, la gran cantidad de servicios que nos ofertan las convierten en uno de los aliados más potentes que, como empresarios podemos tener. Sin ir más lejos, Ballemar Consultores  nos aporta, desde su gran experiencia y saber hacer, una serie de servicios que van desde la asesoría fiscal, contable, jurídica, financiera o laboral a consultoría tributaria o económica y administrativa, pasando por, directamente, la administración de empresas.

En definitiva, cabe reseñar que como empresarios, aquí encontraremos uno de los mejores seguros de vida que tendremos de cara al futuro, empresarialmente hablando, y es que con la contratación de este tipo de servicios tendremos las garantías suficientes para poder desarrollar nuestra actividad laboral con total tranquilidad, que, al fin y al cabo, es lo que sabemos hacer y es para lo que hemos puesto todos nuestros esfuerzos en emprender, mientras que para todo lo que concierne al papeleo, contratos, presentación de datos contables y demás trámites, los mejor es que lo dejemos en manos de auténticos profesionales.

Las asesorías informáticas y de marketing, otro avance hacia el futuro

Además de todos los tipos de asesoría que nos podemos encontrar y que ya os hemos adelantado, la realidad es que existen más y es que como todo en esta vida, las asesorías están en constante evolución con el fin de poder ofertar cada año una serie de servicios nuevos, en función de las tendencias de las empresas globales. En la actualidad, dos de los servicios más demandados son el informático, a fin de poder mejorar la producción y la seguridad de la compañía, y el de marketing. Este último más enfocado a vender los productos a una serie de mercados más amplios, usando la tecnología más puntera que existe en la actualidad.