Comercios y empresas de Andalucía

Por qué Málaga es una buena ciudad para crear una empresa

Para una persona como yo, criado en una ciudad que parece un pueblo grande como lo es Alicante, es muy interesante viajar a las grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Sevilla para encontrar oportunidades laborales. Eso sí, para nada hay que despreciar a las ciudades medianas y pequeñas, ya que en ellas hay muchas oportunidades que no se ven a simple vista.

Las grandes ciudades están saturadas, y no lo decimos solo por la gran cantidad de personas y coches que hay, sino porque las empresas abren y cierran continuamente, haciendo que la competencia nunca descanse. Esto te hace entrar en guerras de precios que impiden que te centres en el objeto de tu negocio, y que además te hacen ganar menos dinero.

Si montas una nueva empresa las grandes ciudades ofrecen sus pros y contras, pero existen muchos motivos para cambiar la idea de entrar a trabajar a una gran ciudad, para irse a una ciudad mediana o pequeña para montar la empresa. En el artículo de hoy vamos a hablar sobre los beneficios para no irse a una gran ciudad a empezar una empresa.

Tengamos en cuenta una cosa, y es que hoy en día las empresas tienden a focalizarse más en espacios que no están abiertos al público. Esto es posible hacerlo dado que en muchos trabajos no se necesita estar cara a cara con el cliente, ya que el trato se mantiene a través de medios de comunicación como el teléfono o el email.

Lo importante aquí es trabajar mucho Internet, es decir, tener una buena página web en la que los clientes encuentran lo que quieren rápido, porque es la mejor manera de ser atractivos, además de trabajando bien claro. Hay otro aspecto que se tiene que cuidar, porque no basta con tener solo una web.

Nos referimos al posicionamiento web, al marketing de contenidos, a las redes sociales y a las tiendas online. Controlar todas estas herramientas no sólo nos ayudan a atraer clientes estemos dónde estemos, sino que tenemos mayores posibilidades de convertir las visitas en potenciales clientes.

Existen empresas que trabajan todas estas herramientas para ofrecer a sus clientes servicios integrales. Es el caso de G2informática, una agencia interactiva ubicada en Sevilla, que ofrece servicios especializados en el diseño web y el marketing online desde 1999, lo que le permite ofrecer a los clientes una experiencia capaz de contentar las peticiones de los clientes.

Beneficios de no trabajar en las grandes ciudades

En primer lugar, consigues reducir los costes desde el primer momento, ya que una capital pequeña disfruta de un nivel de vida inferior y eso influye en la cuenta de resultados de la empresa emergente. El esfuerzo para contratar a personal no es tan alto, al igual que para abordar el alquiler de la sede.

En segundo lugar, puedes retener el talento. Si la distancia es un obstáculo en la construcción de equipos más especializados, para captar talento en los primeros pasos puede convertirse en una gran ventaja, porque hay una menor competencia y no se entra en la guerra de los salarios desorbitados. Además, puedes eliminar el problema de la rotación del personal.

En tercer lugar, aumentas las posibilidades de expansión. Dado que los costes son menores, una vez que la empresa empieza a funcionar, puedes plantear una expansión nacional e internacional. Esto no sólo permitirá mayores oportunidades de negocio, sino también posibilidades de conquistar nuevos mercados.

Por último, si decides montar tu empresa en una ciudad más pequeña que una capital podrás decidir desplazar diferentes departamentos a lo largo de la geografía española, dependiendo de tus necesidades. Por ejemplo el equipo de ventas puede localizarse en una gran ciudad, que es dónde se ubican los clientes potenciales, pero el núcleo de la empresa puede localizarse en una ciudad más pequeñas.

Eso sí, comprometerse a abrir una empresa en una ciudad pequeña supone un compromiso para el empresario o los directivos con responsabilidades importantes. Esto es así porque se debe de estar preparado para salir de un día para otro de viaje, porque puede salir una reunión con un cliente importante, y aquí no importa dónde te ubiques, hay que asistir.

También tenemos que tener en cuenta la agenda, un tema que no es baladí y que ayuda a mucho a saber manejar el tiempo. La agenda no sólo permite saber en cada momento qué se tiene que hacer, si no que ayuda a que no se te olvide ningún plazo o reunión importante. Tener la agenda física y la agenda del móvil actualizadas es la clave para no perder ninguna oportunidad.