Consejos publicitarios para pequeños negocios

Consejos publicitarios para pequeños negocios

public-cars-661740_640

Hoy vamos a hablar de publicidad económica. Todos los comercios necesitan publicidad y promoción y da igual del sector de que estemos hablando porque en todos los casos esta afirmación es acertada. Obviamente el llamado “boca a boca” es la publicidad más económica y efectiva que puede existir porque hoy en día las recomendaciones funcionan muy bien entre la población, pero no es de la única manera en la que podemos promocionar nuestro negocio sin que nuestra cuenta de ahorros se vea demasiado afectada.

Para conseguir el “boca a boca” debemos tener claras algunas cosas. Para empezar, que no todo depende de ti, sino de la opinión que consigamos crear en nuestros clientes obre nosotros y si queremos que esta sea positiva debemos empezar por ofrecer una buena imagen, tanto del establecimiento como de nosotros mismos y empleados. El servicio o el producto que vendamos, así como la calidad del mismo, va a influir notoriamente porque nadie recomendaría a una empresa cara que no le ha dado un buen servicio o le ha vendido un producto en pésimas condiciones. Y, por supuesto, si queremos favorecer el “boca a boca” debemos dar un trato excepcional a cada cliente: debemos ser atentos, respetuosos, complacientes, amables y tener siempre la sonrisa puesta, aunque no nos apetezca nada.

Ahora bien, como ya hemos comentado, esta promoción tan barata y efectiva no depende solo de nosotros y no es de extrañar que, por alguna tonta razón o mala suerte, no consigamos el efecto deseado entre nuestros clientes y ese “boca a boca” no pase de la vuelta de la esquina. Esto significa que no podemos apostar sólo por este tipo de publicidad, sino que debemos añadirle algunas herramientas que están a nuestro alcance para potenciar nuestra popularidad y visibilidad.

Una buena manera de mover nuestro logo o nombre de empresa por toda la ciudad sin gastarnos una barbaridad de dinero es ofrecer a nuestros clientes bolsas donde guardar su compra con el nombre de la empresa impreso en ellas. De este modo, cuando cliente salga de nuestra tienda y pasee por las calles del barrio o incluso se vaya a un centro comercial a seguir con las compras, paseará nuestro logotipo haciendo que otras personas lo vean y empiecen a conocerlo. Si os interesa este tipo de promoción podéis contactar con este fabricante de bolsas de plástico que ofrece paquetes muy interesantes y a precios realmente asequibles.

A nivel de barrio, algo que también funciona muy bien es la cartelería en la propia fachada del negocio con ofertas y promociones que los clientes podrán encontrar en el interior. No es extraños encontrar una carnicería de barrio que cuelga en el exterior ofertas estilo “Pollo Entero 2euros” y cosas por el estilo. Así, quien vea la oferta, podría decidir pasar a comprarla e incluso llevarse algo más.

También funciona bastante bien el buzoneo de toda la vida. De este modo, los vecinos reciben en casa las ofertas de tu empresa y se enteran de que pueden ir a contratar tus servicios. Esta es una de las acciones propias de la publicidad tradicional que más años lleva vigente y que aún sigue demostrando efectividad a pesar de la apabullante entrada del marketing online en nuestras vidas. No es aconsejable cuando pretendemos hacer un llamamiento a toda la ciudad porque no saldría rentable hacer buzoneo en cada portal o vivienda pero cuando hablamos del barrio o las calles colindantes es una gran opción.

Sea como sea, en todos los casos aconsejamos estudiar el caso concreto y analizar la repercusión que puede tener el tipo de publicidad que queremos llevar a cabo, así como el tipo de público o al sector social al que queremos llegar.

Deja una respuesta